Compartir
Es realmente sorprendente cómo tantos estudios han confirmado que las personas que escriben sus metas, tienen más posibilidades de lograrlas que las personas que no lo hacen.
escribe-tus-metasSuena bastante fácil que solo debas escribirlas para incrementar tus posibilidades de alcanzar todo que te planteas, pero el tema está en que hay que saber realmente cómo hacerlo, y a muchas personas aún no les han enseñado correctamente.
Tomando eso en cuenta, vamos a observar algunos principios que debes seguir en tu propia práctica de organizar metas antes de trabajar para cumplirlas:
Trata de que sean pocas. Seamos realistas, no tendrás mucha productividad si tienes que concentrarte en más de 5 cosas al mismo tiempo. No se vale hacer trampa estableciendo metas grandes que traen muchas otras pequeñas dentro de sí mismas, porque esa es la receta perfecta para perder la concentración. Lo que debes hacer es dedicarte a las principales y las que se consideren verdaderamente importantes.
Es fundamental ser inteligente para elegirlas, por eso ha surgido un esquema de plan estratégico llamado “SMART” (que significa inteligente en inglés) y divide las características de todo objetivo en 5 criterios:
  • SEspecíficos: Deben identificar exactamente qué quieres lograr y aquí debes definir las acciones lo mejor que puedas
  • MMedibles: Hay un dicho que dice “no puedes gestionar lo que no puedes medir”. Si es posible, intenta cuantificar tus resultados. Al final de todo querrás saber si realmente fuiste capaz de alcanzar la meta o no.
  • AAcciones: Todo objetivo debe empezar con un verbo. (Ejemplo: empezar, terminar, eliminar, cambiar, tener, etc.)
  • RRealistas: Este punto tiene mucha relevancia y aquí debes ser cuidadoso. Una buena meta debe hacerte crecer, pero a la hora de escribirla debes ponerle sentido común.
  • TTiempo: Cada meta necesita estar asociada a una fecha límite. Desde el principio debes decir cuándo vas a iniciar y culminar tu plan.
Piensa en esos 5 puntos y empieza a escribir. Este es un momento clave, porque estás plasmando tus metas y tienes intenciones de empezar a poner a funcionar un proyecto.
Revísalas con frecuencia. Establecer objetivos es un ejercicio mental muy poderoso y el truco está en siempre estar atento a hacer un repaso regularmente. Cada vez que leas nuevamente lo que escribiste, te preguntarás “¿cuál es el siguiente paso que debo tomar para acercarme a esta meta?”. Puede ser a diario, una vez a la semana o mensualmente. Tú decides, eso será tu inspiración.
Ten cuidado con quien compartirás tus metas, sé selectivo. Evita sacarlas al público, porque eso reducirá tus probabilidades de lograrlas. Si la persona a quien se las explicarás no tiene nada que aportar, no tiene por qué conocerlas con exactitud.
Si todavía no tienes metas y objetivos escritos, permítenos invitarte a crear un espacio en tu agenda y empezar a trabajar en ello. Basándote en estos consejos, en una jornada de una hora o máximo dos, habrás hecho un excelente trabajo para empezar a lograr lo que te propongas. ¡Anímate!

No hay comentarios

Dejar una respuesta